Tiara de Saboya-Aosta - Casa Real de Bélgica

Esta tiara, hoy en poder de la Princesa Astrid de Bélgica, está vinculada con la Casa Real de Saboya-Aosta y la Casa Imperial y Real de Austria-Este. Es una tiara de diamantes que representa volutas, hojas y flores.



La tiara perteneció a la Princesa Ana de Orleáns, hija de los Duques de Guisa, que contraería matrimonio en 1927 con el Príncipe Amadeo de Saboya, III Duque de Aosta.



La Princesa Ana luciría en su juventud la tiara a modo de bandeau, más tarde la llevaría como tiara.

La Princesa Ana, Duquesa de Aosta

La tiara pasaría a manos de la hija mayor de los Duques de Aosta, la Princesa Margarita, que casaría en 1953 con el Archiduque Roberto de Austria-Este, segudo hijo de los Emperadores Carlos I y Zita de Austria.

La Princesa Margarita durante las galas de la boda de los Reyes Balduino y Fabiola

La diadema también fue usada, en calidad de prestamo, por la Princesa Beatriz de Italia en Atenas en 1962, en la gala previa a la boda de los Reyes Juan Carlos y Sofía.

La Princesa María Beatriz a la derecha de la imagen


El hijo mayor de Roberto y Margarita, el Archiduque Lorenz, contraería matrimonio con la Princesa Astrid de Bélgica, en 1984.


La Princesa Astrid de Bélgica

En 1996, al fallecimiento del Archiduque Roberto, Lorenz heredó el liderazgo de la rama menor de la Casa de Habsburgo-Lorena y los títulos de Duque de Módena, Archiduque de Austria-Este, Príncipe Imperial de Austria y Príncipe Real de Hungría y Bohemia.

La Princesa con la tiara y collar de esmeraldas de su suegra

La Princesa Astrid luce en la actualidad la tiara al ser consorte del Archiduque Lorenz, que también se le concedió el título de Príncipe de Bélgica en 1995, al igual que a los hijos de la pareja.

Astrid de Bélgica



La Princesa Astrid y el Archiduque Lorenz de Austria-Este

Tiara Fringe Moderna - Casa Real de Suecia

Es una tiara de diamantes talla brillante, inspirada en las clásicas tiaras "fringe" (que recordaban los tocados de las aldeanas rusas), por ello es conocida como la Modern Fringe. Posiblemente fue realizada por W. A. Bolin.



La tiara representa gavillas alternadas con flores de lis. Las gavillas son conjuntos (mayores que el manojo y menores que el haz) de sarmientos, cañas, mieses, ramas, hierba, etc.

La tiara, al igual que todas las fringes, es convertible en gargantilla.




 En realidad su diseño se inspira en simbolos dinásticos de Suecia: las gavillas en homenaje a la antigua dinastía Vasa (que significa gavilla en sueco), los tres diamantes que coronan cada gavilla en recuerdo a las tres coronas del blasón del Rey Magnus IV que representan los reinos de Suecia, Noruega y Escandinavia, y las pequeñas flores de lis que seperan las gavillas por el origen francés del fundador de la dinastía Bernadotte.



S.M. la Reina Silvia de Suecia
La tiara fué un regalo del Rey Carlos XVI Gustavo de Suecia a su esposa, la Reina Silvia en 1986, con motivo de su 10º aniversario de boda.

La Reina Silvia con la tiara y con el collar que perteneció a Victoria de Baden

La tiara es propiedad privada, y por tanto no pertenece a la Fundación Bernadotte, que aglutina la mayoría de las joyas de la Casa Real de Suecia para evitar su dispersión.


La Reina Silvia con la tiara como gargantilla

Al ser propiedad privada de la Reina, la tiara no ha sido lucido por otras damas de la Familia Real de Suecia, excepto por sus hijas.

Princesa Victoria de Suecia

La Princesa Victoria solo ha lucido la tiara a modo de collar, y en una sola ocasión, siendo la Princesa Magdalena quien más la ha usado.

Princesa Magdalena de Suecia


Magdalena de Suecia

adfs

Primer plano de la Princesa Magdalena con la tiara

La Princesa Magdalena lució la tiara a modo de gargantilla en la gala previa a la boda de su herman,  la Princesa Victoria de Suecia.

Magdalena de Suecia con la tiara a modo de gargantilla

Esta tiara sería la que usaría la Princesa Magdalena en su boda en 2013, adornando su base con pequeñas flores blancas de mirto del palacio de Ulriksdal, siguiendo la tradición de las damas de la familia real sueca que siempre llevan flores de este mirto en su ramo de novia o en su pelo.

Magdalena de Suecia, vestida por Valentino, el día de su boda



La Princesa Magdalena en su boda con la tiara y los pendientes Vasa



Tiara de Rubies Indios - Casa Real de Reino Unido

También conocida como "The Oriental Circlet Tiara", e incluso como la "Tiara Oriental", fué diseñada por el Príncipe Alberto para su espoa, la Reina Victoria I de Inglaterra, y realizada por la joyería londinense Garrard & Co en 1853.


El príncipe Alberto diseñó la tiara basandose en arcos mongoles que rodean flores de loto. El Principe había quedado impresionado por las diversas joyas regaladas a la Reina Victoria por la East India Company en la Exposición Universal de Londres en 1851, lo que le inspiró a diseñar esta tiara.
La tiara original estaba realizada con oro, opalos y 2.600 diamantes (no tenía rubies), la mitad de los diamantes los suministra la propia Reina Victoria, y la joyería cobraría por hacerla alrededor de £ 860 (cerca de 1.080 euros).

La Reina Victoria I de Inglaterra

 Los ópalos eran una de las piedras favoritas del Príncipe Alberto, y después de recibir esta tiara, Victoria encargó a la misma joyería un collar de ópalos, pendientes y broche a juego.

En 1858 el Rey de Hannover reclamó legalmente a la Reina Victoria los diamantes que fueron propiedad de la Reina Charlotte,  y ganada la disputa por el soberano de Hannover, gran parte de los diamantes de esta tiara fueron retirados para entregarselos. Garrard tuvo que reformar la tiara con diamantes nuevos y con otros que provenian de otras joyas reales, según se comenta, de mayor tamaño que los originales..

Detalle de la tiara

La Reina Victoria dejó en su testamento este conjunto a la Corona . Pero su nuera, la reina Alejandra, creyendo que los ópalos traían mala suerte, los reemplazó con rubíes de un collar regalado a la reina Victoria por el gobernante de Nepal en 1873. También reduce el tamaño de la tiara:  originalmente tenía 17 arcos, pero sólo existen 11 arcos en la pieza actual.

Pese a todas las modificaciones que mandó hacer la Reina Alejandra, no debió sentir predilección por ella, ya que no aparece con la tiara en ninguno de sus retratos. Lo mismo ocurrirá con la su nuera, la Reina María.

Los Reyes Jorge VI e Isabel

Pasaría la tiara a la Reina Isabel (la futura reina madre) cuando su marido heredó el trono, y fué una de sus tiaras favoritas.

El Rey Jorge VI y la Reina Isabel con la tiara oriental

A pesar de tener múltiples tiaras para elegir, la Reina Madre en sus últimos años solo utiliza esta tiara y la tiara Boucheron Honeycomb (que ahora luce la Duquesa de Cornualles).



A menudo lucirá el juego completo de enormes rubíes, que originalmente fueron ópalos, y que al igual que la tiara, también dejó a la Corona  la reina Victoria.


La Reina madre Isabel

Al ser la Tiara de Rubies Indios parte de la colección real, desde 1952 con la llegada al trono de Isabel II, podía haber sido usada por ella, pero prefirió dejar su uso a su madre.

La Reina Isabel II de Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del norte en su visita a Malta

Desde el fallecimiento de la Reina Madre en 2002,  su hija, la Reina Isabel II  solo ha usado la Tiara en su visita a Malta en 2005.





Tiara de abanico - Casa Real Noruega

Es una pequeña tiara de diamantes realizada en oro y plata, conocida como la tiara "vifte" (abanico en noruego).


Se trata de un regalo que la Reina Victoria realizó a su nieta Maud, hija de los futuros Reyes Eduardo VII y Alejandra, en 1887, con motivo de su 18 cumpleaños.

Los Reyes Haakon VII y Maud de Noruega en su juventud

Maud contraería matrimonio con el Principe Carlos de Dinamarca en 1896, y sería en 1905, cuando el parlamento de la recien independizada Noruega les ofreció el trono, que acabarían aceptando meses después.

La entonces Princesa Sonja de Noruega

En 1938 la Reina Maud fallece en Londres y allí quedan custodiadas sus joyas hasta que ya, después de la II Guerra Mundial, su hijo Olav las lleva a Noruega poco antes de la muerte de su esposa, la Princesa Marta, que no las llega a usar nunca.
            Olav no divide las joyas de su madre entre sus tres hijos, hasta después de la boda del Príncipe Harald, en 1968. Siendo esta tiara una de las joyas que pasan a su esposa, la Princesa Sonja.


Sonja de Noruega

La tiara fué usada por Sonja de Noruega más durante su juventud, posiblemente por otorgarle un aire más juvenil. Aunque ya como Reina de Noruega también la ha lucido en alguna ocasión.


S.M. la Reina Sonja de Noruega
 
La joya ha sido tambien lucida en un par de ocasiones como collar por la esposa del Príncipe Heredero, la Princesa Mette Marit.


La Princesa Mette Marit con la tiara a modo de collar