Pulseras Gemelas - Casa Real de España

Las conocidas como las "Pulseras Gemelas", son dos pulseras iguales de diamantes que fueron incluidas por la Reina Victoria Eugenia entre las llamadas "joyas de pasar".


El origen de estas pulseras es una pequeña corona real que el Rey Alfonso XIII regalaría a su futura esposa, la Princesa Victoria Eugenia de Battenberg con motivo de su boda.


La corona, realizada por Cartier, en la parte baja alternaba esmeraldas y rubíes con unos adornos de diamantes. Sobre esta base se apoyaban ocho florones de diamantes de los que salían las ocho diademas que se unían en un orbe con una cruz también de diamantes.


Según la tasación de 1906, con ocasión de la boda, el valor de la pequeña corona ascendía a 1.158.000 pesetas (6.959,72 €).

Los Reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia

En los años posteriores a su boda, la Reina Victoria Eugenia luciría la coronita en las ceremonias de apertura de las Cortes.

Ceremonia de apertura de las Cortes. La Reina luce la pequeña corona real

La Reina pintada por Álvarez de Sotomayor
Con el transcurrir del tiempo y el cambio de modas, los peinados evolucionaron de forma que la sujeción de la corona se hacía cada vez más complicada.

La Reina con sus hijas, las Infantas Beatriz y Mª Cristina
La Reina, ya en el exilio, encargaría de nuevo a Cartier desmontar la pequeña corona real.
Victoria Eugenia, aficionada a modificar sus joyas, estaba convencida que la pequeña corona real no la volvería a usar en el exilio y además estaba pasada de moda.

Con los diamantes Cartier fabricó dos pulseras.

La Reina Victoria Eugenia con las dos pulseras

Las pulseras de diamantes, al ser exactactamente iguales, se conocen como las pulseras gemelas.

La Reina con las pulseras, la tiara Cartier y las esmeraldas de Eugenia de Montijo

En su testamento, la Reina Victoria Eugenia incluye estas dos pulseras entre las joyas entre las que desea que "pasen" a su hijo Don Juan, rogando que este las transmita a su nieto Juan Carlos.


La Reina luciendo las pulseras gemelas junto a sus hijas

De esta forma las pulseras gemelas pasarían a ser lucidas por la Reina Sofía


Foto Oficial de la Reina Sofía


Primer plano de las dos pulseras


Una de las pulseras gemelas
Es de imaginar que las pulseras, al igual que el resto de la joyas de pasar, están a disposición de la Reina Letizia, pero hasta el momento no ha lucido ninguna de ellas.

Recordamos que estas joyas (tal y como figuraban en el testamento de la Reina Victoria Eugenia) son:

- Una diadema de brillantes con tres flores de lis

- El collar de chatones más grande

- El collar con treinta y siete perlas grandes

- Un broche de brillantes del cual cuelga una perla en forma de pera llamada “La Peregrina”

- Un par de pendientes con un brillante grueso y brillantes alrededor

- Dos pulseras iguales de brillantes
- Cuatro hilos de perlas grandes

- Un broche con perla grande gris pálido rodeada de brillantes y del cual cuelga una perla en forma de pera.


Según Victoria Eugenia sonlas alhajas que recibí en usufructo del Rey Don Alfonso XIII y de la misma Infanta Isabel"

Tiara de la Medianoche - Casa Real de Dinamarca

Tiara confeccionada con piedras lunares y 1.300 brillantes sobre oro rosa y blanco, asi como  y plata oxidada negra. Los colores y efectos de la luz quieren recordar un cielo estrellado iluminado por la luna de la medianoche. El conjunto se completa con un broche y unos pendientes.

Creada por Charlotte Lynggaard inspirandose en Australia, tierra natal de la Princesa María, fué realizada por el taller de joyería Ole Lynggaard, y sería expuesta al público en la exposición “The Tiara – Queen of Jewels, Jewel of Queens” en el Museo del Palacio Real de Amalienborg (Copenhague) en 2009.
 Tras la exposición, la firma Ole Lynggaard llegaría a un acuerdo con la Princesa María por el que ella tiene el uso exclusivo de las joyas, pero Ole Lynggard se reserva la propiedad.

La Princesa María con el conjunto de joyas
La Princesa luciría el conjunto por primera vez en la celebración del 75 cumpleaños de su suegro, el Príncipe Henri, en Junio de 2009.

La Princesa Maria de Dinamarca



Al año siguiente volvería a lucir el conjunto en la celebración del 70 cumpleaños de su suegra, la Reina Margarita II de Dinamarca

Primer plano de la Princesa María con la tiara y pendientes de la Medianoche
La tercera ocasión donde la Princesa lució la tiara sería en Estocolmo (Suecia), durante la boda de la Princesa Magdalena.
La Princesa María en Estocolmo
Para esta boda solo usaría la tiara, esta vez combinada con unos pendientes de diamantes.

Los Príncipes Federico y María de Dinamarca



En la siguientes imagenes podemos contemplar el proceso de creación de la tiara de la medinoche









Tiara de Amatistas - Casa Real de Suecia

Montada en oro y plata con amatistas de gran tamaño, y color excepcionalmente oscuro, rodeadas de diamantes. 

En realidad es una gargantilla que forma parte de un aderezo que perteneció a la Emperatriz Josefina de Francia.


La Emperatriz regalaría el conjunto a la Princesa Augusta Amalia de Baviera con motivo de la boda con su hijo, Eugenio de Beauharnais, Duque de Leuchtenberg.

Los Duques de Leuchtenberg darían el aderezo de amatistas a su hija Josefína, que contrajo matrimonio con el Rey Oscar II de Suecia.

La Reina Josefina y la Reina Luisa con el collar de amatistas

El juego constaba de una gargantilla, dos pulsera, un par de pendientes, un broche redondo y otro, tambien redondo, con una amatista colgante.



 Sería la Reina Silvia quien ordenó colocar el collar sobre un marco rígido para poder ser usado como tiara, y módifico los cierres de las pulseras, para unidas, usarlas como gargantillas.


La Reina Silvia lucirá la "nueva" tiara, acompañada de la gargantilla formada por las pulseras, en diferentes ocasiones, incluidas la gala de los premios Nobel en 1986.

La Reina Silvia con las amatistas



Detalle del peinado de la Reina Silvia con las amatistas

Después de la mayoría de edad de la Princesa Victoria, será quien en más ocasiones luzca la tiara de amatistas, aunque no todo el juego completo.



La Princesa Heredera de Suecia



La Princesa Victoria con la tiara de amatistas

Las amatistas pertenecen a la Fundación Bernadotte y han sido usadas también tanto por la Princesa Magdalena como por las hermanas del Rey Carlos Gustavo.

La Princesa Madeleine en los Nobel de 2012



La Princesa Desirée durante la boda de la Princesa Victoria


Detalle de la tiara




Tiara de Zafiros - Casa Real de Reino Unido

Realizada en zafiros y diamantes, fue originalmente una gargantilla de la Princesa Luisa María de Bélgica, hija primogenita del Rey Leopoldo II de los Belgas


La Princesa Luisa María, casada con el Príncipe Fernando de Saxe-Coburgo-Gotha, protagonizó un matrimonio desgraciado, dandose a una vida de lujos para escapar del autoritarismo de su esposo.
 
En 1897 escandalizó a la corte por abandonar a su marido, del que acabaría divorciandose ocho años después.

La Princesa Luisa arruinada, y habiendose involucrado en un escándalo de falsificación protagonizado por su amante, se vería obligada a vender las joyas que heredó de su madre, la Archiduquesa María Enriqueta de Austria.

La Príncesa Luisa María de Bélgica con los zafiros

En 1963 la gargantilla de zafiros de la Princesa Luisa María de Bélgica volvería a aparecer públicamente, cuando la Reina Isabel II la compra.

Reina Isabel II de Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte

La Reina haría que la gargantilla fuese montada como tiara, practicamente sin transformación alguna.

La Reina con la tiara y el juego de zafiros

La tiara fue el complemento perfecto para la gargantilla y los pendientes de zafiros que en 1947 le regalara su padre, el Rey Jorge VI.




La gargantilla, hecha en 1850, constaba de 18 zafiros rectangulares rodeados de diamantes. Aunque en 1952, para reducir su longitud, la Reina Isabel ordena que se le retiren cuatro zafiros (incluido el de mayor tamaño).


Con el zafiro de mayor tamaño, siete años después, se confecciona un colgante que suele añadir a la gargantilla, aunque también puede ser usado como broche.


Tiara de Oro - Casa Real de Noruega

La tiara fue un regalo del Rey Harald V a su esposa, la Reina Sonja, para conmemorar su sexagésimo cumpleaños en 1997


Es una inusual tiara formada por tiras de oro amarillo con pequeños diamantes incrustados en los espacios entre las láminas. 

Es de una gran versatilidad. el centro de la tiara tiene tres elementos intercambiables: una turmalina verde rodeado de diamantes, un elemento de oro con diamantes más grandes, o un topacio de color naranja.


La Reina Sonja con la tiara, collar y pendientes a juego
La primera ocasión que la Reina Sonja lució la tiara lo haría con el motivo central de topacios de color naranja. También usaría collar (exactamente igual a la tiara) y pendientes a juego.
 
La Reina con la tiara con topacios

La segunda versión de la tiara es con una gran turmalina verde rectangular en el centro. Este centro puede ser usado también como broche.



La tiara con la turmalina
Esta versión de la tiara también tiene collar (formado por tres turmalinas) y pendientes a juego.


Sonja de Noruega con la tiara con turmalinas

La Reina Sonja con el centro de turmalinas de la tiara como broche

La tercera versión de la tiara es con una pieza también de oro con diamantes algo más grandes que los del resto de la tiara.




La tiara en su versión de oro y diamantes