Tiara Ducal - Casa Real de Bélgica

Es una tiara ducal, con diadema de brillantes rematada por siete florones, con centros de rubíes o esmeraldas para ser intercambiados, regalada a la Reina Fabiola por el Estado Español con motivo de su boda con el Rey Balduino I de los Belgas.

Fabiola de Mora y Aragón, Reina de los Belgas

Parece ser que perteneció a la Casa de Medinaceli, y fue comprada por el Estado español por indicación de la esposa del Jefe del Estado, Doña Carmen Polo de Franco.

En la siguiente imagen, aparece la Duquesa de Medinaceli, pintada en 1861, con la que se ha identificado como la misma joya.

Doña Angela, Duquesa de Medinaceli y Marquesa de las Navas

La esposa de Franco y su hija, la Marquesa de Villaverde, acompañadas de la esposa del Ministro de Asuntos Exteriores, acudieron al palacete de la familia de Fabiola de Mora y Aragón para hacerle entrega a la futura Reina del regalo.


Fabiola recibiendo la tiara de manos de la esposa de Franco
Fabiola lucirá por primera vez la tiara, en forma de corona, en la gala previa a su boda, que se celebraría en Bruselas el 14 de Diciembre de 1960

Fabiola con el Rey de los Belgas, el 14 de Diciembre de 1960
Algunos años después, circuló el rumor, que la tiara antes de ser comprada, estuvo depositada en un convento para servir de adorno a una imagen de la virgen. Y que las monjitas, para subsistir a los duros años de la posguerra, fueron vendiendo los rubíes y las esmeraldas, sustituyendolos por vidrios del mismo color. Los joyeros de la Casa Real Belga descubrieron el engaño, y el gobierno español se comprometió cambiar los piedras falsas por otras autenticas, y sería la madrileña joyería Carrera la que se encargó del tallado de las nuevas piedras.

El caso es que, aparte de estas especulaciones, verdaderas o falsas, la tiara ha sido la joya más lucida por la Reina Fabiola, tanto con esmeraldas como con rubíes.



La tiara es una obra de joyería muy versatil, pues los florones pueden ser separados e incorporados a otra base para poder ser usada como diadema, y de esta forma también ha sido lucida con mucha frecuencia por la Reina Fabiola.




También usaría los florones de la tiara montados en una gargantilla, como podemos apreciar en la siguiente imagen.

la Reina Fabiola con los florones de la tiara con esmeraldas y como collar

El Rey Balduino, le regalaría años después un juego de siete aguamarinas, para poderlas utilizar como piedras centrales de los florones.


La Reina con los florones montados con las aguamarinas

Ya viuda del Rey Balduino, ha seguido utilizando la joya, pero bien como diadema o como collar, y ya siempre con las aguamarinas, quizás como tributo a su esposo
La Reina Fabiola de los Belgas en una de las últimas ocasiones que lució la diadema española

2 comentarios:

  1. Es una joya preciosa. Si tengo que elegir me quedo con el uso como diadema...me parece muy elegante

    ResponderEliminar