Tiara de Wurttenberg - Casa Real de los Paises Bajos

Es una tiara con un complejo diseño de diamantes y perlas formando volutas y flores de lis, y coronada por dos filas de perlas en forma de gota: una fila más baja de seis, y la otra más alta de cinco. Ambas filas son desmontables.


La tiara se puede lucir en cuatro versiones:
- Completa, es decir, con las dos filas de perlas
- Sin perlas
- Con la fila superior de cinco perlas
- Con la fila inferior de seis perlas


Debe su nombre a su origen incierto, siempre se pensó que era un regalo del Rey Guillermo I de Wurttenberg a su hija la Princesa Sofía, con motivo de su boda con el Rey Guillermo III de los Países Bajos en 1839.
 La tiara habría sido creada por una joyería alemana, probablemente por A. H. Kuhn en Stuttgart, aunque tendría posibles modificaciones posteriores de Schürmann.

Foto de la joyería Real Begger de 1897

Existe una foto de la tiara en los archivos de la joyería holandesa Royal Begeer, datada en 1897, un años antes de la entronización de la Reina Guillermina, como si fuese una de sus obras, lo que plantea la posibilidad que pudiese haber sido hecha en ese momento.
Lo que es seguro es que las perlas de la tiara pertenecían a la familia mucho antes, quizás su propietaria fue Sofía de Württemberg.

La tiara sin las dos filas de perlas superiores
En 1884 la entonces Princesa Guillermina heredó varias joyas de su hermano de padre, el Príncipe Alejandro. La joyas habían pertenecido a la Reina Sofía, madre del Príncipe, entre ellas un diamante y una tiara de perlas.

La tiara pudo ser la "Tiara de Wurttenberg" u otra, que más tarde sería modificada. El caso es que se desconoce pues no hay imagenes de la Reina Sofía con ninguna tiara de perlas.
Guillermina de Holanda posando de perfil con la tiara completa
El primer documento gráfico que hay luciendo la tiara, es a una muy joven Reina Guillermina, en el que posa con la tiara en su versión completa.

Guillermina luciendo la tiara con la fila superior de perlas
Cuando la Reina Juliana heredó la tiara de su madre, la integró en la fundación de joyas de la familia, con el objeto de que no se dispersen en futuras herencias.

La Reina Juliana I de los Países Bajos en 1950
La Reina Juliana no usó demasiado esta tiara, una de las pocas veces lo haría en su Visita de Estado al Reino Unido, en 1950, donde la luciría en su versión completa.

La Reina Juliana en su visita de estado a Reino Unido
En 1966 la tiara sería utilizada por la Princesa Beatriz para su boda con Claus von Amsberg, que se celebraría en Amsterdam.
La tiara fue lucia por la Princesa en su versión completa.

La Princesa Beatriz y Claus von Amsberg
Es evidente la clara predilección que Beatriz debía tener hacia esta tiara, ya que además de ser la elegida para ese día, también hizo que los bordados de su vestido nupcial estuviesen inspirados en la tiara.

El bordado del vestido nupcial estaba inspirado en la tiara
La tiara de Wurttenberg ha sido una de las grandes tiaras más utilizada por la Reina Beatriz durante su reinado, utilizándola en muchos actos oficiales.

Foto oficial de la Reina Beatriz I
Solo en dos ocasiones la Reina Beatriz ha lucido la tiara en su versión completa, la primera en su boda, y la segunda, en 1982 en la Visita de Estado a Reino Unido, al igual que hiciera su madre en 1950.

La Reina Beatriz en la visita de estado a Reino Unido, en 1982
Durante su visita de estado a España, en 1985, también llevaría la "Tiara de Wurttenberg", aunque en esta ocasión sin las perlas superiores.

Las Reinas Sofía y Beatriz en el Palacio Real de Madrid
Serán en multitud de ocasiones en las que la Reina Beatriz a usado esta tiara, sobre todo en su versión sin las dos filas de perlas superiores.

La Reina Beatriz I de los Paises Bajos
Aunque la tiara pertenece a la fundación de joyas de la familia, la Reina Beatriz la reservó para su uso exclusivo durante su reinado.

En Dinamarca, en la boda del Príncipe Federico


Una nueva muestra de su predilección por la tiara, es que vuelve a ser la elegida para despedir su reinado, en la gala que ofreció en el Rijksmuseum la noche anterior a la entronización de su hijo como Rey.
En esta ocasión lució la tiara con la fila superior de perlas.

La Reina Beatriz I a su llegada al Rijksmuseum de Amsterdam

La Reina Beatriz con su nuera, la actual Reina Máxima

La Reina Máxima lució por primera vez la tiara (sin las perlas) en el año 2015, durante una recepción al cuerpo diplomático.


4 comentarios:

  1. Estoy deseando ver a la Reina Maxima con esta tiara. Alicante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya la ha lucido... incluyo una foto en el blog.

      Eliminar
  2. Esta preciosa, pense que la Princesa Beatriz se reservaría el uso de esa tiara. Gracias por la información. Un saludo Alicante.

    ResponderEliminar
  3. Una diadema bellísima y muy elegante, en todas sus versiones. Saludos desde Jaén.

    ResponderEliminar