Tiara Gran Ducal - Casa Gran Ducal de Luxemburgo

Conocida también como la "Tiara Rusa", es una pieza de gran tamaño con adornos florales clásicos.



La Gran Duquesa Isabel Mikhailovna de Rusia, nieta del Zar Pablo I,  la aportó como dote al casarse con el Gran Duque Adoldo I en 1844.
Isabel Mikhailovna no dejó descendencia, ya que murió de parto meses después de su matrimonio, pero su padre, el Gran Duque Miguel Pavlovich de Rusia quiso que Adolfo se quedara con las joyas de Isabel, así la diadema quedo ya vinculada a Luxemburgo.

En el año 1919, la nieta de Adolfo I, la Gran Duquesa Carlota lucirá la tiara en su boda con el Príncipe Felix de Borbón-Parma


Y sería la tiara que la Gran Duquesa reservaría para los más grandes acontecimientos.




La Gran Duquesa Carlota firmando la abdicación en favor de su hijo Juan

Después de la abdicación de la Gran Duquesa Carlota, en su hijo, el Gran Duque Juan, la tiara será usada en pocas ocasiones por la esposa de este, la Princesa Josefína Carlota de Bélgica.


Los Grandes Duques Juan y Josefína Carlota



Será la actual Gran Duquesa Mª Teresa, esposa del Gran Duque Enrique de Luxemburgo, la que nuevamente aparezca en los actos más importantes con la Gran Tiara Ducal.


Los Grandes Duques Enrique y Mª Teresa de Luxemburgo, y su heredero, el Príncipe Guillermo

Estocolmo, los Grandes Duques en la boda de la Princesa Victoria de Suecia

3 comentarios:

  1. ¿Es cierto que los Grandes Duques intentaron vender todas las joyas ?

    ResponderEliminar
  2. Todas no, pero si es cierto que después de fallecer la Gran Duquesa Josefina Carlota, en el año 2005, sus hijos, en lugar de repartirse sus joyas personales, decidieron subastarlas.
    Pero al surgir polemica, su hijo Enrique, el actual Gran Duque, las compró todas. Así que hoy las podemos ver lucirlas a la actual Gran Duquesa Mª Teresa.
    Evidentemente, en estas joyas que si intentaron subastar, no se incluía la tiara Gran Ducal, pues esta no era propiedad privada de la Gran Duquesa.

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente a María Teresa no le luce ninguna joya. No juzgo a su suegra por el trato que le daba. Cualquier pieza que se ponga la absorbe y no tiene la capacidad de lucirla, dicen por ahí que aunque la mona se vista de seda...

    ResponderEliminar